Cómo prevenir?

Me gusta

prevenir

Cuida tu corazón.

Las enfermedades vasculares en general afectan a las arterias y a las venas, que son los vasos o conductos por los que circula la sangre para llevar a todo el cuerpo el oxígeno y las sustancias que necesita para funcionar.

En las enfermedades vasculares, a la rigidez de las arterias propia de la edad, se añade el hecho de que éstas se van estrechando u obstruyendo por depósitos de grasas y otras sustancias en sus paredes. Como consecuencia de todo ello, la parte del órgano a la que no llega la sangre se queda sin oxígeno y se daña o muere, funciona peor o deja de funcionar.

Entre las enfermedades vasculares se destacan:
– Angina de pecho o el infarto agudo de miocardio, cuando se obstruye parcial o totalmente una arteria del corazón;
– Accidente cerebrovascular, cuando se obstruye una arteria del cerebro
– Claudicación intermitente, cuando se obstruye una arteria de brazos o piernas.

Las causas se atribuyen a diferentes factores de riesgo vascular son características que favorecen el desarrollo de Enfermedades Vasculares y/o agravan su pronóstico, sea esta Cardiovascular (Infarto de Miocardio, Angina de Pecho), Cerebrovascular (Infarto cerebral, Ataque isquémico Transitorio) y/o Enfermedad Vascular Periférica (Claudicación Intermitente, etc).

Desde el punto de vista terapéutico, los factores de riesgo, pueden ser:

Modificables

  • Tensión alta
  • Colesterol alto
  • Diabetes Mellitus
  • Obesidad

No modificables

  • Sexo masculino
  • Edad
  • Antecedentes familiares

Erradicables

  • Tabaquismo
  • Sedentarismo

“Contribuir a prevenir estos factores es parte de nuestra misión…”

Desde la Prevención Primordial, disminuyendo la aparición de los Factores de Riesgo Vascular; Prevención Primaria, controlando los Factores de Riesgo Vascular, para evitar/disminuir la aparición de eventos (Infarto Agudo de Miocardio [IAM], Accidente Cerebrovascular [ACV], Muerte Súbita, etc).

Una vez que se ha producido el evento, instaurar la Prevención Secundaria con la finalidad de evitar/disminuir la aparición de un segundo evento, que puede ser fatal.